FUNCIONAMIENTO DE LAS PULSERAS DE ACTIVIDAD

¿Sabes cual es el funcionamiento de las pulseras de actividad?

Miden tu pulso cardiaco, tus pasos, vigilan tu sueño y te muestran tus hábitos de sueño, cuentan las calorías quemadas en el día, en base a estos datos le sugieren rutinas de ejercicio y muchas otras opciones a su alcance,

¿Cómo hacen todo esto?

Pues en este artículo mostraremos lo que ocurre dentro de estas pulseras a fin de facilitarnos la existencia y ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida.

También puedes encontrar pulseras de actividad para chicas.

El funcionamiento de las pulseras de actividad se produce gracias a que están dotadas de diversos sensores. Estos les permiten hacer acopio de distintos tipos de datos informativos. Posteriormente son procesados para mostrarte las sugerencias apropiadas mediante una app.

 

Veamos el funcionamiento de las pulseras de actividad:

R

¿Cómo miden los pasos?

Las pulseras de actividad son capaces de medir los pasos y mostrarlos en la pantalla. ¿Cómo lo hacen? Pues bien, la mayoría de ellas  vienen con sensores llamados acelerómetros. Estos pueden medir el movimiento; normalmente estos sensores cuentan con tres ejes que hacen posible que puedan percibir el movimiento en todas las direcciones.

Además, algunos trabajan de la mano con un giroscopio que mide la orientación y rotación. Todos estos datos se recopilan y procesan para finalmente transformarlos en pasos. Estos pasos se muestran en la pantalla.

R

¿Cómo miden la altura?

Fácil, con un sensor altímetro la pulsera de actividad puede hacer cálculos con cierta precisión. Así determina la altura de una montaña que has subido. Con este mismo sensor puedes saber cuántos peldaños de escaleras has podido subir o bajar en el transcurso del día.

Toda la información se reúne y puedes ver en la pantalla a que altura estás sobre el nivel del mar. O también cuanto ejercicio se ha realizado subiendo o bajando escaleras.

R

¿Cómo saben como duermo?

La pulsera de actividad es capaz de hacer un rastreo del sueño. Nuevamente preguntamos ¿Cómo lo hacen?

A través de sensores capaces de hacer un seguimiento a los movimientos de la muñeca. Usan un proceso llamado actigrafía que recoge los datos de los movimientos de la muñeca.

Cuando dormimos, la posición horizontal del cuerpo es interpretada por el sistema nervioso como la fase de entrada al sueño. El ritmo cardiaco disminuye, el cuerpo sufre hipotensión, los músculos se relajan y los movimientos disminuyen. Igualmente la pulsera de actividad también puede detectar la baja del ritmo cardiaco y la ausencia de movimiento en la muñeca. De esta manera, interpreta estos datos, compara con patrones de sueño y muestra los resultados aproximados.

Aunque es valiosa esta información, no es tan precisa como las técnicas que usan los expertos en los laboratorios como la polisomnografía que incluye monitoreo cerebral. Por supuesto, pasará mucho tiempo antes que una pulsera de actividad pueda monitorear el cerebro y mostrar patrones de sueño con exactitud. Sin embargo, esta no es la función principal de una pulsera de actividad.

R

¿Cómo miden el pulso?

Existen dos métodos que usan las pulseras de actividad para medir las pulsaciones del corazón:

Sensores ópticos:

Esta tecnología implementa sensores que emiten haces de luz continua que se difumina en la piel iluminando los vasos sanguíneos mientras que otro sensor percibe la velocidad a la que la sangre es bombeada por el corazón, este sistema es especialmente útil cuando nos ejercitamos y nuestro ritmo cardiaco es muy fácil de percibir.

La bioimpedancia

Una tecnología que implica mas precisión, los sensores de bioimpedancia emiten impulsos eléctricos que disciernen la resistencia de la piel a dichos impulsos eléctricos, esta bioimpedancia es interrumpida cada vez que el corazón late, y de allí se toma la lectura del pulso cardiaco en combinación con otros sensores como los de temperatura.

R

¿Cómo miden las calorías?

Para medir cuantas calorías quemas a diario a través del ejercicio u otras actividades físicas, las pulseras de actividad se valen de los datos recopilados por los diferentes sensores de movimiento y temperatura entre otros.

Así, pueden saber cuantos pasos hemos dado en el día, cuantos peldaños de escalera bajamos y subimos y que distancia se ha recorrido. Luego esta información es comparada usando algoritmos con los datos que previamente se han introducido en la pulsera de actividad, como el peso, la altura, sexo y edad.

El resultado de estos algoritmos se muestra como la cantidad de calorías que se han quemado en el día.

De manera que ya sabemos el funcionamiento de las pulseras de actividad.

Es increíble como un dispositivo tan pequeño y ligero es capaz de realizar tantas funciones.